Archivo mensual: abril 2012

‘El hombre tranquilo’ o la inefabilidad cinematográfica

Por Juan Carlos Andrés

No pretendo reseñar esta película porque, sesenta años después de su realización, sinceramente creo que no hace ninguna falta. Solo voy a intentar darme el gustazo de escribir sobre algo que de siempre me ha parecido una obra de arte sublime y que, lejos de llegar a cansarme o aburrirme, cada vez que la veo y reveo me deja literalmente absorto transportándome a una suerte de éxtasis que, si el lector repara, explica la disyunción explicativa del título de este articulito.

John Ford dirigió The Quiet Man (El hombre tranquilo) en 1952, en plena edad de oro de la cinematografía mundial y logró una pieza irrepetible con un guion y reparto únicos, en un rodaje y unos escenarios únicos. Sigue leyendo

Teófilo Hernández: in memoriam

Por Tomás Caballero

Nace en Calvarrasa de Arriba (Salamanca) el 10/XI/1925 y estudia Ciencias Químicas en la Universidad de Salamanca. Solía decir que en aquellos tiempos estudiar una carrera era un orgullo para la familia y para el pueblo. Sus primeros destinos como profesor fueron Puerto de la Cruz (Santa Cruz de Tenerife) y  Coria del Rio (Sevilla). Buscando un clima apropiado para sus problemas de asma llega a Villanueva de la Serena a comienzos del curso 58-59, donde recientemente se había creado un Instituto Laboral (modalidad Agrícola-Ganadera) en los terrenos del actual IES “Pedro de Valdivia”. Ejerce su labor como Catedrático de Matemáticas en este instituto, con las distintas denominaciones que ha tenido a lo largo de los tiempos, durante 31 años y se jubila al acabar el curso 88-89, con 63 años de edad. Durante este tiempo fue director del centro en dos ocasiones, la segunda durante los últimos diez cursos anteriores a su jubilación. Sigue leyendo

En memoria de don Teófilo Hernández Hernández

Por Antonio Suárez Requero

El pasado 10 de abril de 2012 murió Don Teófilo Hernández Hernández, profesor de Matemáticas y pretérito Director del Instituto “Pedro de Valdivia” de Villanueva de la Serena.

Nos resulta triste a los que un día fuimos sus alumnos no recordar a esta persona, al ser su deseo no celebrar una misa de responso. Esto sería muy injusto con él y con todos los maestros de su tiempo: Don Leandro Gay Pérez, Don Fausto Álvarez Álvarez, Don José Luis Pérez Chiscano, Don Rufino Pineda Mendoza, Don Amado Rubio, Don Rafael Yedro, Don Eduardo Esteban,… que, junto a otros, mantuvieron, con su trabajo en el Instituto Laboral “Pedro de Valdivia”, un bachillerato excelente a pesar de la dictadura, y que tanto agradecemos sus entonces discentes. Sigue leyendo

‘Zero’ (Christopher Kezelos, 2010)

En stop-motion y con ovillos de lana ‘Zero’ nos cuenta la historia de repudio y redención por el amor (y la descendencia) de dos ceros en una sociedad donde el valor numérico marca la diferencia entre los seres.

(Por favor, en 720p y a pantalla completa)

[youtube=http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=LOMbySJTKpg]

El making-of se puede ver aquí.
(Vía fotografía.com y microsiervos.)

Sonetino

Por Pedro Segador

Desde la atónita grada
vi, compasada caricia,
el minué de Patricia,
muñequita afrancesada.

¡Cada paso qué gozada!
¡Cada giro qué delicia!
¡Cuánta virginal novicia!
¡Cuánta venus reprobada!

Subibajando primores,
entre juncales cantores,
fue pimpante colibrí.

Luego, sierva del clamor,
hizo estatua su esplendor
en gracioso maniquí.

‘Crematorio’ (Canal + / MOD Producciones, 2011)

Por José Preciado

Debería darnos vergüenza tener que señalar Crematorio como una serie española que sí se ve con agrado, sí con interés; sí, hasta con orgullo patrio: la historia está bien contada, es creíble, verosímil, imitación de la vida; los actores (todos, hasta los rusos) hacen con corrección su trabajo con unos personajes bien articulados y definidos, de los que sabemos qué quieren, por qué lo quieren y para qué; la realización (de Jorge Sánchez-Cabezudo: Desaparecida, Guante blanco, Hispania, Gran Hotel), un punto más allá de a la altura de las circunstancias, trata con respeto, cuidado e incluso mimo un material que sabe excelente y se deleita a veces en ofrecernos detalles que ya hasta suponíamos que los creadores audiovisuales españoles eran incapaces de aprehender y expresar. Sí, debería darnos vergüenza, o Crematorio, o casi todo lo demás. Sigue leyendo

La Fraternidad de la Cueva

Por Jesús Alonso

Los experimentos literarios del Bachiller Alonso
(novelas con principio y final pero sin la aburrida parte del medio) presentan:

La Fraternidad de la Cueva

Capítulo I

Nada se movía en la celda del hermano Daniel. La escasa luz del amanecer que se filtraba por las rendijas del ventanuco, apenas iluminaba el bulto del camastro donde, desde hacía nueve años, el hermano Daniel dormía las pocas horas que le dejaban sus rezos canónicos.

Hacía ya rato que la campana había anunciado Prima y los pocos hermanos que aún se mantenían en el pequeño convento de San Bruno se hallaban reunidos en la poco iluminada capilla. El rezo, que en otras comunidades de regla más relajada no hubiera sido de  obligada asistencia, no había comenzado. El hermano Thomas había advertido quedamente al abad de la ausencia de Daniel. Resultaba extraño. El hermano Daniel no era de los que llegaban tarde al rezo ni de los que invocaban – la carne es débil – alguna dolencia para quedarse un rato más en la austera comodidad de la celda. Sigue leyendo