Sonetino

Por Pedro Segador

Desde la atónita grada
vi, compasada caricia,
el minué de Patricia,
muñequita afrancesada.

¡Cada paso qué gozada!
¡Cada giro qué delicia!
¡Cuánta virginal novicia!
¡Cuánta venus reprobada!

Subibajando primores,
entre juncales cantores,
fue pimpante colibrí.

Luego, sierva del clamor,
hizo estatua su esplendor
en gracioso maniquí.

2 Respuestas a “Sonetino

  1. Ójala pudiera contestarte con un soneto pero para eso no tengo la misma facilidad que para el baile. La verdad es que muchas veces lo más sencillo es lo más valorado. Me resulta increíble como algo tan simple como ese baile te haya despertado esos sentimientos que expresas en tu soneto. Me siento abrumada pero te lo agradezco mucho.

  2. me encanta, me gustó mucho Patricia y me parece genial cómo le has cogido el aire. gloria l. n.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *