En un sobre rojo por San Valentín

Por Pedro Segador

Soneto italiano y picante
(como Berlusconi o la salsa arrabbiata)

 

Suéltate cinchas, Sancho refranero,
antes que te urja a su ínsula Botero.
(De un Quijote, este sí, apócrifo)

 

No te inmoles, Sonsoles, si viuda
te dejo aún nutricia y ardorosa.
Échame sin estrépito a la fosa
y plancha* mi pijama a quien te acuda.

Rendirme castidad no será ayuda
que agradezca mi alma vagarosa:
rebañada de carne quisquillosa,
¿qué le habrá de importar errar cornuda?

Ni, en los hondos y tórridos burdeles
donde, en víspera, el réprobo es purgado,
me presumas jalándome las mieles

que hagan puto mi póstumo pecado.
Arderé con rechiflas de Luzbeles.
Polvo seré de polvo desganado.

 

* el poeta sale aquí por los Cerros Machistas a echar carnaza a la manada de Griñán Pajuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *