Un ginkgo en el Pedro de Valdivia

Por Francisco Blázquez

Desde hace unas semanas, gracias a la donación realizada por nuestro compañero Ignacio Ramírez, el IES Pedro de Valdivia cuenta con un ejemplar Ginkgo biloba, un árbol considerado fósil viviente y cuya morfología no ha cambiado en más de un centenar de millones de años.

Se trata de una planta de origen asiático con unas bellas hojas flabeladas (en forma de abanico) que presenta los sexos separados (unos ejemplares son masculinos y otros femeninos), puede alcanzar los 30 metros y llegar a vivir centenares de años (algunas fuentes hablan de más de mil o dos mil años).

En el reino de las Plantas se han catalogado aproximadamente unas 300.000 especies agrupadas en ocho divisiones o grandes grupos morfológicos. Cada división está formada por clases dentro de las cuales se encuentran diferentes órdenes, divididos a su vez en familias, las cuales están formadas por géneros y dentro de cada género se encuentran las distintas especies. Por ejemplo, hay 257.000 especies de la división angiospermas (la más numerosa actualmente), de la división coníferas apenas hay 600, etc. Muchos autores aceptan que los ginkgos forman otra división, las Ginkgotifas, que tendría una sola clase, un solo orden, una sola familia y un solo género con una única especie viva: Ginkgo biloba.

El ginkgo de Hiroshima que resistió los efectos de la primera bomba atómica de la historia (Fuente: http://www.ginkgo-biloba.fr/hiroshima-ginkgo-biloba.html)

Los primeros ginkgos datan del Pérmico, hace unos 280 millones de años, una época en la que los continentes estaban unidos en uno solo denominado Pangea, donde abundaban los desiertos y tanto animales como plantas se adaptaron a la sequedad. Los anfibios se convirtieron en reptiles al desarrollar un nuevo tipo de huevo (huevo cleidoico) y una piel con escamas que disminuían la evaporación; las plantas, por su parte, desarrollaron las primeras semillas que les permitían diseminarse y proteger al embrión de la sequedad. Los ginkgos, las coníferas y las cicas (otros fósiles vivientes) fueron las primeras plantas con semillas.

De hecho, los ginkgos y cicas (de esta última hay un ejemplar en el parque de El Rodeo) conservan características muy antiguas pues son las únicas plantas con semillas que producen gametos móviles (como los espermatozoides animales pero con cilios), los cuales nadan en el agua y se fusionan con el gameto femenino para dar lugar al embrión que alberga la semilla.

Surgidos a finales del Paleozoico (Pérmico) los ginkgos fueron un grupo de plantas muy abundante en el Mesozoico, especialmente en el Jurásico (llegó a haber entre 16 y 19 géneros), sin embargo, a finales de esta era (Cretácico) comenzaron a escasear quedando relegados a China central donde sobrevivió la única especie que conocemos. Los fósiles encontrados durante el Cretácico inferior (hace 145-100 m. de años) son considerados por algunos autores como indistinguibles de Ginkgo biloba.

Aunque este árbol es muy popular actualmente debido a que se le atribuyen propiedades medicinales y de hecho existe una importante industria que comercializa extractos de sus hojas, lo cierto es que hay numerosos estudios con resultados que ponen en duda sus efectos terapéuticos. El tiempo y los nuevos estudios arrojarán luz a este respecto.

Para más información:

http://kwanten.home.xs4all.nl/espindex.htm  /  http://esmateria.com/2012/10/05/ginkgo-biloba-la-planta-milagrosa-que-no-demuestra-sus-poderes/  /  http://salud.uncomo.com/articulo/cuales-son-las-propiedades-del-ginkgo-biloba-18092.html

La mejor descripción fotográfica de semillas de Ginkgo se encuentra en: http://cccmkc.edu.hk/~kei-kph/Flora%20of%20Hong%20Kong/Flora%20of%20Hong%20Kong_MENU.htm

Ginkgos fósiles: http://kwanten.home.xs4all.nl/espevolution2.htm

2 Respuestas a “Un ginkgo en el Pedro de Valdivia

  1. Es mi planta preferida.

  2. Pingback: Nuestro glinko tiene placa | IES Pedro de Valdivia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *