Archivos de la categoría Literatura

Romance que dice: Va una hueste abigarrada

Por Pedro Segador

A mis muy queridos amigos
Antonio y ManuelSuárez

Va una hueste abigarrada
por sorprendidos atajos;
los de a caballo, potrosos;
los de a pie, despotricando;
con voz de coz, el auriga
de un anacrónico carro:
“A engordar pompas nos llevan
con diez años de retraso.
Uf, si de aquesto supiera
Aquel de garrote y palio”.

De noche adivinan lobos;
al alba empadronan grajos;
en la insolación cotejan
espatarrados lagartos;
y al crepúsculo subrayan
“ciervos son mal maridados”.
¡Manda huevos, se demoran
en remedos darwinianos!
Hasta esculcan el subsuelo,
como arúspices los hígados,
y exhuman cráneos casposos,
de magín neandertaliano:
la charnega filogenia
de Mas y Pujol, acaso.
(Brilla en la hueste una punta
de arsuaguillas doctorandos
que Wert echó con su espada
del festín de los becarios).

Vadean, al nono día,
un guadiánico remanso
y enfilan, fantasmagóricos,
a Los Lares de Gallardo.
Por el olivar umbrío
-ya oníricos de cansancio-
les huyen, sucios de cobre,
verdiluneros rumanos,
mientras los guardias civiles
beben limoncitos agrios…
¡So, Pedro, so, que fusilas
el Romancero gitano!

Sitos donde Hernán Cortés
compró el tractor a Fajardo,
espabilan con las rimas
de un neón publicitario:
“Aquí casó un concejal
a una gallina y un gallo.
¿Qué pasa?, ¿tienen más pluma
dos que salen del armario?
Aquí un núbil patatal
fecundó un buen hortelano.
Con los frutos de sus vientres
y dos primorosas manos
se inventó aquí la tortilla.
Entre a probarla el cristiano”.
(He quitado “y la cristiana”:
no le casa al octosílabo).

Dos quisquillosos guindillas,
por allí ordenando el tráfico,
le hacen soplar al auriga
el ominoso artefacto.
“Jo -les suelta, en un resuello-,
no tenéis remedio, machos;
vengo alumbrado de Ciencia,
y me sospecháis borracho”.
Saca del torvo artilugio
sus doce puntos intactos
y con ronchones de injuria
sus dos mellizos colgajos.
“Vime haciendo el paseíllo
-piensa, pasado el mal trago-,
que ni Infante soy de España,
ay, ni siquiera bastardo”.

Ya unos niños y sus ayas,
con cascarria en los zapatos,
les aplauden desde ¿un parque?
No, mejor desde un amago
(nunca allí con Blancanieves
van los sietecito enanos,
pues si al escondite juegan
los encuentra de inmediato).

Frente al trapo en el que ondea
la bienvenida al palacio,
los derrotes del auriga
no precisan diccionario:
“¿Qué pinta un welcome aquí?
¿Es que, pues tardamos tanto,
nos dais por Tercios que vuelven
de guerrear con Estuardos?
¿O es que creéis que os traemos
la limosna del Mulato,
y la Lolita Sevilla
nos cantará “Americanos…”?
Hostias, aquello es un guinkgo;
qué metafórico hallazgo:
a una supina tardanza,
¡un arbolito jurásico!”

Ábrenles férrea cancela
tras dar la seña y el santo,
y les habla, lisonjero,
el muñidor de los fastos:
“Qué bizarras las figuras.
Qué ideal el vestuario.
Qué lujosos los arreos.
Qué graciosos los penachos.
Si parece que vinierais
a posar para el Tiziano.
Lástima no os convocaran
a esta Gloria más temprano.
Yo, gustoso, os retratara,
aunque en menos veneciano,
que mi paleta es más sobria
y mi pincel más abstracto.
Vanguardia, mucha vanguardia
a este precoz centenario
y un cronista que le bruña
las dos fechas para el mármol…”
En esto, a un espolique
que, ávido, chupa un cigarro
un altavoz le sentencia
¡treinta furias con el látigo!
El auriga, que se funde
media paga en los estancos,
dice al mártir:”Fumar mata,
no me hiciste puto caso”;
y al orador: “Me da tos
el humo del ditirambo.
Huyo a probar la tortilla
y, si bien le va, otro plato;
igual esos cerebritos
ya han patentado el gazpacho”.

De Esopo a Disney: ‘El ratón campestre y el cortesano’

Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y lo invitó a que fuese a comer a la campiña. Mas como sólo podía ofrecerle trigo y yerbajos, el ratón cortesano le dijo:

-¿Sabes, amigo, que llevas una vida de hormiga? En cambio yo poseo bienes en abundancia. Ven conmigo y a tu disposición los tendrás. Sigue leyendo

‘O dinossauro’ (com licença do Senhor A. Monterroso)

Por Félix J. Castaño

Caatinga_-_Sertão_nordestino

Quando despertou, o zebro já não estava ali.
– Olha, o raio de besta … ó seu zavado!
Exclamou o Homem, zangado consigo próprio por não o ter atrelado pela soga.
– Foi azar ou simples asneira, mais outra, espécie de zote! Resmungava entre dentes. Sigue leyendo

El caso del diccionario falaz

por Jesús Alonso Ruiz

'Der Bücherwurm'Sí, yo también he leído ese cuento de Borges que se llama “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”, pero les aseguro que mi caso no es el mismo que allí se narra y, aunque guarda ciertas similitudes, posee también ciertas peculiaridades que lo hacen diferente.

Todo empezó hace dos meses. Yo estaba, como tantas veces, escribiendo en mi biblioteca y, como tantas veces, tenía a mi lado la 21ª edición del diccionario de la Real Academia en la que, si se da el caso, consulto las dudas que se me presentan. También tengo a mano, como exige mi oficio, el “Diccionario de dudas”, de Seco y el María Moliner.

Como otras tantas veces, tuve que buscar el significado de una palabra. Se trataba de la palabra “bahorrina”, que yo recordaba haber visto al hacer alguna otra consulta, pero cuyo sentido exacto no podía precisar. Sigue leyendo

En un sobre rojo por San Valentín

Por Pedro Segador

Soneto italiano y picante
(como Berlusconi o la salsa arrabbiata)

 

Suéltate cinchas, Sancho refranero,
antes que te urja a su ínsula Botero.
(De un Quijote, este sí, apócrifo)

 

No te inmoles, Sonsoles, si viuda
te dejo aún nutricia y ardorosa.
Échame sin estrépito a la fosa
y plancha* mi pijama a quien te acuda.

Rendirme castidad no será ayuda
que agradezca mi alma vagarosa:
rebañada de carne quisquillosa,
¿qué le habrá de importar errar cornuda?

Ni, en los hondos y tórridos burdeles
donde, en víspera, el réprobo es purgado,
me presumas jalándome las mieles

que hagan puto mi póstumo pecado.
Arderé con rechiflas de Luzbeles.
Polvo seré de polvo desganado.

 

* el poeta sale aquí por los Cerros Machistas a echar carnaza a la manada de Griñán Pajuelo.

Tom Wolfe’s ‘Back to Blood’

By Juan Carlos Andrés

Tom Wolfe’s latest novel is Back to Blood, issued just a few weeks ago, on late October. I have to confess that I came across it almost by accident.  Having been surfing for a long while on the Internet and being a bit fed up with the usual boring pieces of news, I happened to click on Amazon web page in order to learn how many titles by Tom Wolfe were at the reader’s disposal.

First of all I checked The Bonfire of the Vanities(1987) , a novel that I read long ago and whose plot is worldwide known because of the famous Brian de Palma’s homonymous  film (1990). Sigue leyendo

Distopías y apocalipsis: breve repaso a un subgénero.

Por Francisco Blázquez

Es muy posible que las peores películas de la historia se encuentren dentro del género de ciencia ficción. Plan número 9 del espacio exterior (Ed Wood, 1956) es una muestra excelente de ello. Reconozco, sin embargo, una fascinación por este tipo de cine que inventa mundos alternativos y futuros inquietantes llenos de milagros tecnológicos y pesadillas científicas.

Pero no nos engañemos. Estas películas, aunque se desarrollen en el futuro siempre son una proyección de los miedos y esperanzas del presente. Hoy nos ocuparemos del subgénero que se ha dado en llamar cine distópico. Sigue leyendo

‘¡Lagarto, lagarto!’

Por Pedro Segador

A Chelo Gutiérrez
jugando su más difícil ajedrez.

El funcionario echa un lloro.
La funcionaria echa un llanto.

Los dos de ropilla hurgada
en la maleza del saldo.

Les han dejado chivito
su expiatorio salario.

¡Ay, su sueldo menudito,
ay, su sueldecito escaso!

Vaga sonámbulo el viento
con jazmín de despilfarro.

Ladran perros que atraíllan
hombres de negro en el páramo.

¡Miradlos qué pobres son,
ay, los pobres funcionarios!

¡Ay, ay, la cuesta de enero
ha de hacérseles calvario!

Acerca de un soneto de Pedro Segador

Aclaraciones del Bachiller Alonso a un
Soneto isabelino en que el poeta se disculpa con la jardinera desairada de Pedro Segador

Por Jesús Alonso

Es ya un lugar común en los estudios literarios considerar a P. Segador un poeta oscuro (Cfr. Mateos y Alcalde, en P. Segador: la alusión de lo inefable y también Sanabria en su Introducción a la poesía huérfana, por citar solo un par de ejemplos).

El propósito de estas líneas no es otro que el de mostrar la falsedad de esas consideraciones y, especialmente, las que hace el doctor Griñán Pajuelo (Un soneto de Segador: la alusión desvelada, en Ínsula Barataria, nº 540). Vaya por delante que postularé aquí una lectura textual del texto (si tal derivatio es aceptable) por considerar que ya se ha abusado en exceso (si tal perisología es aceptable) de las lecturas libres o interpretativas. Sigue leyendo

Antología de relatos no escritos jamás

(Con su breve sinopsis para una mejor elección)

Por Jesús Alonso

Fantasía

Crónicas de Nyarlathotep, de H.P. Scanjet

Un profesor de la Universidad de Miskatonic (Nueva Inglaterra) se despierta en plena noche sobresaltado por un ruido. Mientras revisa la casa, descubre un libro en el suelo de su biblioteca, pero, al cogerlo, se da cuenta de que nunca ha visto ese libro… A partir de ese momento se desencadena una serie de robos de gallinas y patos en las granjas cercanas…

El clan M, de M.C. Singer

El brujo de una tribu de neanderthales es visitado cierta noche por unos seres vestidos con ropas plateadas. Al despertar a la mañana siguiente, sus compañeros observan con horror cómo el hechicero habla sin parar de un tal Nietzsche… Sigue leyendo