Archivos de la categoría Miscelánea

Teófilo Hernández: in memoriam

Por Tomás Caballero

Nace en Calvarrasa de Arriba (Salamanca) el 10/XI/1925 y estudia Ciencias Químicas en la Universidad de Salamanca. Solía decir que en aquellos tiempos estudiar una carrera era un orgullo para la familia y para el pueblo. Sus primeros destinos como profesor fueron Puerto de la Cruz (Santa Cruz de Tenerife) y  Coria del Rio (Sevilla). Buscando un clima apropiado para sus problemas de asma llega a Villanueva de la Serena a comienzos del curso 58-59, donde recientemente se había creado un Instituto Laboral (modalidad Agrícola-Ganadera) en los terrenos del actual IES “Pedro de Valdivia”. Ejerce su labor como Catedrático de Matemáticas en este instituto, con las distintas denominaciones que ha tenido a lo largo de los tiempos, durante 31 años y se jubila al acabar el curso 88-89, con 63 años de edad. Durante este tiempo fue director del centro en dos ocasiones, la segunda durante los últimos diez cursos anteriores a su jubilación. Sigue leyendo

En memoria de don Teófilo Hernández Hernández

Por Antonio Suárez Requero

El pasado 10 de abril de 2012 murió Don Teófilo Hernández Hernández, profesor de Matemáticas y pretérito Director del Instituto “Pedro de Valdivia” de Villanueva de la Serena.

Nos resulta triste a los que un día fuimos sus alumnos no recordar a esta persona, al ser su deseo no celebrar una misa de responso. Esto sería muy injusto con él y con todos los maestros de su tiempo: Don Leandro Gay Pérez, Don Fausto Álvarez Álvarez, Don José Luis Pérez Chiscano, Don Rufino Pineda Mendoza, Don Amado Rubio, Don Rafael Yedro, Don Eduardo Esteban,… que, junto a otros, mantuvieron, con su trabajo en el Instituto Laboral “Pedro de Valdivia”, un bachillerato excelente a pesar de la dictadura, y que tanto agradecemos sus entonces discentes. Sigue leyendo

Misterios al descubierto: ‘Aserejé’

Por Jesús Alonso

No hace demasiado tiempo que un conocido con el que charlaba sobre música me habló de “las tonterías” que decían algunas canciones. No pude menos que estar de acuerdo con él, pero disentí cuando, entre las que mencionó, se coló “Aserejé”.

“Aserejé” no es una canción tonta; puede no ser buena, pero es una canción bastante inteligente, lo que pasa es que no es muy inteligible.

Sumémosle a ello la inveterada costumbre española de no escuchar, es decir, la de no prestar atención a lo que oímos, y un poco de desconocimiento y tendremos la completa ininteligibilidad. Veamos qué dice la primera estrofa de la canción: Sigue leyendo