Sara, María y Jesús vuelven tras su experiencia Erasmus

2018-07-02T11:47:21+00:002 julio 2018|Categories: Uncategorized|

Sara Muñoz, María Espinosa y Jesús Tello, que acaban de terminar el 2º curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Educación Infantil, han realizado sus tres meses de prácticas en Cerdeña. Este es su testimonio:

“Sin duda una de las mejores experiencias que se pueden vivir es la de irse de Erasmus. Sirve para aprender, para experimentar, para disfrutar. A muchos les cambia la vida y nosotros no hemos sido una excepción.

Llegamos un poco desorientados, aunque teníamos el respaldo de nuestra familia, de nuestros amigos, de nuestros profesores… pero sobre todo teníamos muchas ganas de comenzar una nueva etapa y fue lo que nos impulsó a seguir adelante.

Poco a poco nos fuimos adaptando gracias al apoyo que hemos recibido en el centro infantil donde hemos realizado las prácticas. Nos acogieron desde el primer día hasta el último y nos trataron como si fuéramos uno más de ellos.

También hemos tenido tiempo para disfrutar nosotros. Hemos conocido la ciudad y algunas de alrededores, las playas, la gente… y ¿qué decir de la gente? Son muy hospitalarios, simpáticos y divertidos.

Irse de Erasmus es una oportunidad que no hay que dejar escapar y, si alguna vez se os presenta la ocasión, os aconsejamos que no dudéis en aprovecharla porque no os vais a arrepentir”.
https://youtu.be/6ECTnkJLrcY
 

ADMISIÓN Y MATRÍCULA A CICLOS FORMATIVOS CURSO 2018/2019

2018-06-29T09:40:29+00:0029 junio 2018|Categories: Uncategorized|

La admisión de solicitudes se realizará, en periodo único (tanto los alumnos que han aprobado en junio como los pendientes para septiembre), del 29 de junio al 5 de julio.
Sólo podrán presentarse de forma on-line en el programa Rayuela desde la dirección https://rayuela.educarex.es
Mas información en: https://www.educarex.es/fp/admision-grado-medio-superior.html

Becas Aula de Verano Ortega y Gasset

2018-06-26T14:28:45+00:0026 junio 2018|Categories: Uncategorized|

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo organiza todos los años, en colaboración con el Ministerio de Educación y  Formación Profesional, el Aula de Verano Ortega y Gasset en el Palacio de la Magdalena de Santander. En la carta del Secretario General contiene información sobre la convocatoria de ayudas para participar en este programa destinado a estudiantes excelentes que han terminado el Bachillerato o el ciclo superior de FP en el presente curso y desean ingresar en la Universidad.

Enlace a la web de la convocatoria: Becas Aula de Verano Ortega y Gasset

En este vídeo grabado en el Aula del verano pasado da una idea del programa.

Un huerto escolar en el I.E.S. “Pedro de Valdivia”

2018-06-21T12:51:17+00:0021 junio 2018|Categories: Uncategorized|

Durante este curso, el IES Pedro de Valdivia se ha incorporado a la “Red de huertos escolares ecológicos”, promovido por la Consejería de Educación a través de la plataforma RUREX.

Al programa se han sumado varios profesores de ESO y de Ciclos Formativos con sus grupos de alumnos. Todos ellos han recibido asesoramiento previo por parte de técnicos de la Junta. Es un proyecto que nace este año con la intención de mantenerse en el tiempo y lograr, entre otros, los siguientes objetivos:

-Concienciar a los alumnos sobre la importancia de la agricultura ecológica como actividad que promueve la salud alimentaria y contribuye a conseguir que se establezcan relaciones más justas y cercanas entre productores y consumidores.

– Fomentar las reservas de biodiversidad cultivando variedades propias, el uso de técnicas de cultivo y tratamientos fitosanitarios sostenibles, la cultura gastronómica de nuestra zona y la soberanía alimentaria.

-Utilizar las experiencias de planificación y trabajos en el huerto como fuente de aplicación teórica y práctica de competencias claves desde las diferentes áreas del curriculum.

La respuesta de los alumnos participantes ha sido muy positiva y el grado de implicación, alto. El trabajo en equipo entre los diferentes grupos y la interacción con los profesores siempre es un beneficio que redunda en la mejora de la convivencia.

En el próximo curso se continuará con la formación de los profesores y se realizarán, además de las tareas propias del huerto, actividades gastronómicas y de reparto de los productos obtenidos entre los alumnos participantes.

Ya tenemos aquí a Guadalupe Santos, tras un año de estudios en EEUU

2018-06-19T13:47:56+00:0019 junio 2018|Categories: Uncategorized|

Guadalupe Santos Lambea nos cuenta su experiencia en Columbus (Ohio) donde ha estado durante este curso estudiando gracias a una de las becas de la fundación Amancio Ortega.

Mi experiencia en EEUU.

Debo reconocer que me encanta viajar, conocer diferentes formas de vida y diferentes maneras de entender las cosas, y si la vida te da la oportunidad de pasar un año escolar en un país como Estados Unidos  empiezas a ser consciente de que uno de tus sueños comienza a convertirse en realidad.
Mi aventura se inicia un caluroso 15 de agosto en el que, tras despedirme de mi familia y algunos de mis amigos, partí rumbo a Madrid para coger dos vuelos, el primero hasta Chicago y después de Chicago a Columbus.  En la maleta ilusiones, muchos buenos  deseos  y un buen consejo: “No todo es fácil y las situaciones más adversas se convertirán a la vuelta en tus mejores recuerdos”.
Mi destino estaba en Ohio, un estado en el centro del país cuya capital es Columbus de la que yo vivía apenas a 15 millas. Los primeros días los dediqué a conocer el entorno, tuve mi fiesta de bienvenida de la comunidad y conocí mi instituto, el Watkins Memorial High School, sobre el que giraría prácticamente toda mi estancia, como la de los jóvenes de allí. Si bien por mi edad debía cursar el nivel 11 (Junior), que es el equivalente a primero de Bachillerato en España, en el centro  me ofrecieron  la posibilidad de matricularme en el grado 12 (senior) para, así,  poder culminar mi curso con una graduación en toda regla. En el centro estábamos cuatro estudiantes internacionales y yo era la única española.
Mi experiencia en el High School ha sido estupenda, me he sentido querida, integrada y en definitiva he formado parte de él.

Viví maravillosos bailes y ceremonias, como la “Home Coming” o la “Prom”. Recuerdo las grandes fiestas que organizábamos en la grada del estadio los viernes viendo jugar al equipo de fútbol (“football” no “soccer”) del centro,  o los encuentros de Marching Bands e incluso  participé  en la  “powderpuff”  (evento en el que por un día las chicas son las que juegan al fútbol y los chicos hacen de “cheerleaders” enfrentándose las juniors a las seniors). Y como me gusta practicar deporte y allí lo hacen como actividad extraescolar, hice “Cross Country” en otoño,  “Track & Field” en primavera y tuve la suerte de poder practicar natación en invierno, mi deporte favorito.

He formado parte del equipo de natación del centro, el Watkins Swimming, con el que conseguimos  quedar campeones del Condado de Licking  tanto los chicos como las chicas, por primera vez en su historia, e incluso hicimos record del Instituto en relevos por lo que mi nombre figura en el tablón del Centro.

Como anécdota debo decir que incluso participé en la campaña de un alumno  que optaba a la “presidencia” (equivalente a representante o delegado de alumnos) o que como estudiante internacional tuve que realizar una presentación a mis compañeros para que supieran cual era mi lugar de origen y, claro, si eres española y de Villanueva de la Serena qué mejor que llevar una tortilla de patatas para degustación y deleite  del público asistente. Todo un éxito.
Conocí la vida de los Amish visitando un poblado y cómo se vive la Fe desde la perspectiva de la Iglesia Baptista de “Jersey Church” con sus conciertos, convivencias e interpretaciones de la Biblia. También viajé  a California con cuarenta chicos de diferentes nacionalidades afianzando grandes lazos de amistad. Aquellos días en Santa Mónica, Los Ángeles, Hollywood -con los estudios Universal- y San Francisco fueron inolvidables ha sido el viaje más increíble que he realizado en mi vida, hasta el momento.

GuadaUSA03

En el “Golden Gate”.

El tiempo pasó tan deprisa que cuando me quise dar cuenta llegó el día de la Graduación.  Fue una ceremonia preciosa que culminó, cómo no,  con el lanzamiento hacia arriba del birrete.
De Estados Unidos me traigo grandes amigos, una “sister”  alemana y  grandes experiencias. Tengo la sensación de que  parte de mi corazón se ha quedado allí y algún día me encantaría volver.

GuadaUSA04

El ‘día de mi graduación’

Para acabar quiero agradecer a la Fundación Amancio Ortega la oportunidad que me brindó al concederme una beca para mi estancia en Estados Unidos y a todos los que lo hicieron posible”.

Guadalupe Santos Lambea

Ana Ruiz vuelve tras un año de estudios en EEUU

2018-06-15T21:18:53+00:0015 junio 2018|Categories: Uncategorized|

“Nadie dijo que los comienzos fueran fáciles. Mi experiencia en Estados Unidos comenzó con un cúmulo de emociones:  nerviosismo, intriga, inquietud, ilusión y sobre todo muchas ganas de conocer esa cultura que tanto me llamaba la atención. Pasé de estar con mi familia y amigos hablando mi lengua nativa, a estar en casa de unos completos desconocidos hablando inglés. Fue un cambio muy drástico en tan solo nueve horas de vuelo que es lo que se tarda de Madrid a Chicago.

Con la misma ilusión fui recibida por mi familia anfitriona, aunque he de reconocer que, a mi juicio, estaban igual de “intrigados” que lo estaba yo, al fin y al cabo, también procedía de otra cultura muy diferente a la suya, la americana, y de  igual modo la de mi “nueva hermana adoptiva” procedente de Corea del Sur, mi amiga Sejin.

Tras el oportuno alojamiento, en la que iba a ser mi nueva morada, y no teniendo mucho tiempo para adaptarme al nuevo escenario, al día siguiente de mi llegada ya estaba en el instituto, dando clase. El Rockford Lutheran School.  Un instituto con una gran diversidad cultural ya que estudiaban chicos y chicas de diferentes nacionalidades del mundo, aparte de los americanos, había italianos, chinos, japoneses, alemanes, brasileños, coreanos, mexicanos, puertorriqueños y de españoles tan sólo estábamos mi amigo Jaime y yo.

Por tanto el “choque” cultural,  entre mi nueva familia , mi hermana de acogida, mis nuevos compañeros de clase y yo fue tremendo. Una cuando en España estudia inglés, parece que sabe bastante, pero cuando te encuentras a 10.000 km de tus profesores, de tu familia, etc., parece que tu mente ha olvidado todo. Es una extraña sensación, que afortunadamente, pasa rápido. No en vano llevamos estudiando inglés toda la vida y algo queda.

Mis primeras sensaciones, el primer día de instituto, fueron sobre todo de miedo y de nervios. No ser aceptada por mis nuevos compañeros me generaba una ansiedad inicial que pronto fue superada, ya que poco a poco te vas dando cuenta que la empatía de muchas personas, llega a todos los rincones del planeta, y te tratan mejor de lo que pensabas.

Es gracioso, aprendes a valorar las pequeñas cosas, esas que en nuestro día a día pasan desapercibidas y que no prestamos atención. Una simple sonrisa o un abrazo de aquellos completos desconocidos, me mejoraba el día y me hacía más llevadero el inicio. Hoy puedo decir abiertamente, que me siento orgullosa de ellos y los considero como mi segunda familia.

Al principio cuesta adaptarse a los nuevos horarios. Lo que peor llevé fueron las comidas. No llegué a acostumbrarme del todo. Se desayuna a las 9 de la mañana, la comida es a las 12 y cena a las 6 de la tarde. Y ese horario para un español resulta muy difícil.

Poco a poco fui conociendo a más gente y haciendo amigos en mi instituto. Me apunté a clubs y empecé a hacer deportes. Me apunté a Cross Country y a fútbol. Tuve muy buenas momentos en los dos deportes, y en ambos conseguimos llegar muy alto, lo que denominan “los  seccionales” -que es especie de liguilla a nivel del estado de Illinois- , siendo el fútbol el que más pasión despertó en mí. No solo aprendí con el deporte en sí, sino que también forje nuevas amistades en ambos equipos, de los que formé parte, que recordaré siempre con mucho cariño.

Ana Ruiz EEUU.jpg

Tuve la suerte de tener una fantástica familia de acogida, que no escatimó medios ni recursos en enseñarme el Estado de Illinois. No sólo me enseñaron mi localidad de residencia, Rockford, sino que también viajamos a bordo de una autocaravana por diferentes ciudades del Estado como Springfield y Chicago, así como en otros Estados como Michigan y Wisconsin. Aunque hay uno que recordaré toda mi vida: el  viaje a Washington D.C que me regaló mi familia de acogida por mi cumpleaños. Para mi fue el mejor regalo que me pudieron hacer, enseñarme un poquito más sobre su país y sobre sus símbolos y valores. Todos esos sitios que te suenan de haberlos visto en las películas.

Mi experiencia llegó a su final y me traigo conmigo un montón de recuerdos, los bailes del instituto, los viajes con mi familia, los planes con mis amigos, las nuevas experiencia vividas en Navidad, El Día de Acción de Gracias, Pascua y Halloween, y muchas más cosas que allí se viven de un modo muy especial. Ha sido una experiencia maravillosa que recomendaría a todo el mundo, ya que aprendes muchas cosas.

De todas esas cosas que aprendí, en estos diez últimos meses y ya en el avión de regreso a España, es que no soy buena en las despedidas.”

Ana Ruiz Serrano.